PTB
 
 
 
 
 
 
  Visitanos en : facebook twitter  
 
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
   
galeria de fotos
 
 
 
Nuestra Tienda
   
calendario
artesania
tiempo
hoteles
restaurantes
   

 
 
   
NUESTRO BOLETIN
     
 
  boletin PTB

BOLETIN TRIMESTRAL AÑO 3 - Nº 3
Julio - Agosto - Setiembre 2007

EDITORIAL

En este mes que celebramos nuestra independencia, publicamos el boletín correspondiente a julio-agosto-setiembre. Ojala sea del agrado de nuestros lectores.

En este número presentamos varios artículos que han sido publicados por “Vamos”, revista que “El Comercio" publica todas las semanas. Como siempre este boletín esta dirigido al consumo interno, es decir para promover el turismo interno. Nuestra portada esta adornada con la imagen de Machu Picchu, elegida entre las Siete Nuevas Maravillas del Mundo.

Como siempre invitamos a nuestros lectores para que nos envíen sus comentarios, artículos e ideas a info@visitperu.com para su posible publicación, de como lograr mejorar nuestra misión, cual es, la promoción del Perú como uno de los principales destinos a nivel mundial.

Julio R. Rojas, M.D.
Presidente
Peru Tourism Bureau

MACHU PICCHU, ENTRE LAS SIETE NUEVAS MARAVILLAS DEL MUNDO
ES UN RECONOCIMIENTO MUNDIAL A LA CULTURA MILENARIA DE LOS INCAS. CIEN MILLONES DE PERSONAS VOTARON EN INTERNET Y POR TELÉFONO

Todo el país estalló en algarabía cuando a las 5:09 pm (hora peruana) llegó desde Lisboa, Portugal, el anuncio de que Machu Picchu había sido elegida entre las Siete Nuavas Maravillas del Mundo. Miles de personas reunidas en la Plaza de Armas del Cusco celebraron, entre abrazos, cantos y danzas, e izaron la bandera del Tahuantinsuyo. En Lima, el presidente Alan Gracía abrio las puertas de Palcio para celebrar con la gente. El santuario inca fue elegido con la Muralla China; Petra, en Jordania; la estatua del Cristo Redentor, en Brasil; la pirámide de Chichén Itzá, en México; el Coliseo Romano, en Italia; y el Taj Mahal, en India.

DESTINO NACIONAL: En el núcleo de Arequipa
DIRECTO AL CENTRO DEL SILLAR

LA COMIDA, LA GENTE, EL CLIMA, TODO SE MEZCLA EN LA CIUDAD BLANCA PARA HACERLO PASAR GRATOS MOMENTOS EN ESTA ÉPOCA DEL AÑO

Todos los placeres que buscamos, puros o impuros, los encontraremos sin mucho esfuerzo acá. Agradables, conversadores, atentos y hospitalarios. Así son, en su mayoría, los Arequipeños. Siempre calurosa al sol y con un viento gélido en la sombra, la ciudad nos da la bienvenida. Haga lo que hiciere, uno la disfruta. Y para sentirse más a gusto, deléitese con un chocolatito de la tradicional Ibérica que siempre cae bien.

Para comenzar, estamos entrando a la mejor época para ir a la ciudad blanca por que las lluvias están parando y todo se está tornando verde por donde uno lo vea. Sus 2.335 m.s.n.m. y su clima semiárido y templado, nos cobijará. Eso sí, siempre debemos llevar algo ligero para el día y una casaca para la noche. Y si es de los que siente más frío que los demás, no vendría mal una chompa extra.

CULTURA Y DIVERSIÓN
Su plaza de armas no es grande ni glamorosa como la de Lima o cosmopolita como la cusqueña, pero tiene un encanto particular. Es atrayente y cálida. De día hay mucho por conocer, como la catedral, la Iglesia de la compañía, la Iglesia de san francisco, el museo arqueológico de la Universidad de San Agustín, el museo de arqueología de la Universidad católica de Santa María o el mirador de Yanahuara (desde donde se puede observar toda la ciudad y, a la vez, tener una vista privilegiada del Misti), entre los sitios más populares. Y de noche, la plaza florece aún más y se abre para satisfacer a todos sus visitantes con un ramillete de opciones. Además, la iluminación colocada en la catedral, construida en sillar (piedra volcánica tradicional y emblemática de la zona) la entrega visitante una vista distinta y con un toque algo romántico, al que hay que arreglarle el valor simbólico que tiene después de la trabajosa restauración de sus torres luego del terremoto del 2001.

PARA COMER, EL MEJOR
No hay nada qué hacer: para disfrutar de la mejor comida, en Arequipa no hay pierde. Siempre encontrará un lugar para comer lo que quiera. Comida de la zona, internacional o una mezcla de ambas. Desde los pequeños restaurantes donde venden el imperdible adobo del domingo (en la plaza principal de Cayma encontrarán uno de los más buscados a partir de la 6 de la mañana, después de la juerga del sábado) o la sanguchería el Turko, en la calle San Francisco, en la que le darán, en sus propias manos unas butifarras que lo harán salivar de lo lindo. Pero si está en busca de platos más formales o tradicionales de Arequipa (rocoto relleno, ocopa, cauche de queso, cebiche de calamar o un resistido pero muy querido cuy chactado) tiene agradables opciones. El restaurante Sol de Mayo o el Tradición Arequipeña, lugares de los que lo tendrán que sacar de las piernas por que no querrá partir. Pero si logra despegarse de su silla con algo de espacio en el estómago, un queso helado (hecho a base de leche, canela, coco y especias) le endulzará el paladar.

Entonces, ahora que ya está terminado la temporada de playa, anímese a recorrer el interior del país y qué mejor que una de las ciudades del Perú en donde la tradición, la modernidad y la buena comida se combinan para regalarle extensos días de placer.

DESTINO NACIONAL: Bosque de piedras de Huayllay
BELLEZA QUE NOS PETRIFICARÁ

UN EXTENSO PARAJE DE 6.815 HACTÁREAS FORMADO POR MILES DE TORRES DE ROCA VERTICAL DE ORIGEN VOLCÁNICO SE LEVANTA EN LAS ALTURAS DE PASCO

Para llegar al bosque de piedras de Huayllay hay diferentes rutas, que dependerán del paisaje que usted quiera conocer y del tipo vehículo con el que cuente.

La primera opción es cruzando la sierra limeña, pasando por Canta y la Viuda. Se recomienda un vehículo propio y de preferencia una camioneta, pues no hay movilidad que cubra el tramo desde Canta hasta Huayllay, salvo en festividades o en raras ocasiones. Una segunda opción es recorrer la Panamericana Norte en bus hasta Huaral y luego tomar combi siguiendo el valle del río Chancay. Una tercera alternativa es ir por la carretera central hasta llegar a cerro de Pasco, desde donde se toma un colectivo para acceder a Huayllay.

Nosotros optamos por la primera ruta, es decir, Lima – Canta. El camino toma un poco más de tres horas, el cual tiene varios lugares interesantes por conocer, como los Petroglifos de Checta y Santa Rosa de Quives.

Canta, capital del distrito del mismo nombre, es una ciudad apacible que mantiene la arquitectura típica de los pueblos serranos con sus balcones de madera, construcciones en adobe y techo a dos aguas. Recomendamos dormir la primera noche aquí ya que sus 3.00 metros de altura le servirán para aclimatar el cuerpo, dado que Huayllay está en 4.335 m.s.n.m. Haya varios hotelitos rústicos o si prefiere también puede bajar unos quince minutos y estará en Obrajillo, lugar perfecto para hacer un campamento frente al río.

Dejando Canta, y a medida que avanzamos pampas de ichu aparece la primera laguna de Torococha, justo antes de llegar a la Cordillera de la Viuda (4.500 m.s.n.m.). Después le sigue la laguna Chuchón, de un color azul intenso.

Luego tenemos Verde cocha, la laguna más grande y de zigzagueante forma, que acompaña el camino por varios kilómetros. Sus aguas varían de azul profundo, pasando por el rosado hasta llegar al ocre. Así encontraremos sucesivos paisajes de puna rodeado de lagunas, donde al final del recorrido no sabrá cuál ha sido la más hermosa.

Luego de seis horas y media desde que dejamos Canta, empezaremos a ver los primeros farallones de roca que nos hacen darnos cuenta de que estamos muy cerca del bosque de piedras de Huayllay.

Una vez allí encontrará figuras rupestres, siendo las más importante Vicuñapintasha y Cuchipinta. Pregunte Alcibíades Cristóbal, guardaparque que ha crecido en este maravilloso bosque y quien lo conoce como la palma de su mano.

Para almorzar, nada mejor que una truchas fritas con papas. Encontrará varios lugares bastante rústico donde probarlas o también de paso puede pedírselas a Alcibíades, quien las prepara y vende en su propia casa. Si quiere relajarse después de un día de caminata, le recomendamos un chapuzón en los baños termales de la Calera, ubicados muy cerca del santuario.

El regreso a Lima lo puede hacer por Junín y así podrá apreciar la inmensa laguna Chinchaycocha, más comúnmente llamada lago Junín (el segundo más grande del Perú).

DESTINO NACIONAL: Por las rutas del Amazonas
SUMERGIDOS EN LA SELVA PERUANA

UNA NUEVA MANERA DE CONECTARSE CON LA NATURALEZA ES HOSPEDARSE EN LOS NOVEDOSOS LODGES: HOTELES RODEADOS DE BOSQUES INTERMINABLES EN LA SIEMPRE AMIGABLE IQUITOS

Cierre los ojos e imagínese navegar en pleno río amazonas alumbrado únicamente por la luz de las estrellas y escuchando una sinfonía animal. Siga así y ahora piense en una caminata por los frondosos bosques de la selva descubriendo un sinnúmero de plantas y flores silvestres, admirando coloridas aves y animales por doquier. Bueno, ahora coja sus maletas y no dude en dirigirse a Iquitos. Ahora este bello paraje ya no es más una travesía exclusiva para amantes de la aventura.

Gracias a la proliferación de estas estancias llamadas lodges, el viajero puede disfrutar de mayores comodidades en esta zona y conocer un poco más del gran pulmón de nuestro país. Eso sí, le aconsejamos que intente quedarse por lo menos tres días para que pueda apreciar las bellezas de nuestra selva.

¿DÓNDE DORMIR?
Definitivamente estar sumergidos en plena selva peruana es una experiencia única y completamente relajante. Sin embargo, tenga en cuenta que cada uno de estos lodges cuenta con un diseño tradicional y rústico que no tiene las comodidades de un hotel cinco estrellas.

Pero no se asuste y sonría, ya que esto se debe a que las construcciones guardan armonía con las malocas del Río Amazonas. Cada uno de los cuartos son bastante cómodos, acogedores y con la mayor ventilación posible – factor imprescindible, ya que en la selva el calor es insoportable.

Una gran opción es el Heliconia Amazon River Lodge, ubicado a orillas del Río Amazonas, a 80km de la ciudad de Iquitos. Esta cercanía le permite a uno disfrutar de la tranquilidad del bosque y, al mismo tiempo, gozar de la diversión de las noches iquiteñas y su clásica Noa Noa. Para llegar a este alojamiento el mismo Lodge cuenta con veloces deslizadores que lo llevarán al recinto en una hora (eso sí, no saque la mano por los lados, por que en un dos por tres puede empaparse). Otra opción es el Ceiba Tops, con bastantes comodidades y precios más altos.

¿QUÉ HACER?
Cuando llega a este rincón de Iquitos puede tentar por cualquiera de la actividades que se ofrecen:

Caminatas por la selva, excursiones en botes, búsqueda de delfines rosados, observación de aves. Y no se preocupe, todas estas travesías cuentan con guías bilingües de la zona, lo cual hacen más interesantes la estadía, ya que nos podemos sumergir en las historias, leyendas, mitos y sabidurías del lugar.

De otro lado, no dude en visitar a los boras. Para llegar a esta comunidad, hay dos posibilidades: Pagar por los famosos “rápidos” que cuestan aproximadamente S /.80 o tomar los peque peques, que están a S /.20. Acuérdese de que si elige la segunda de las opciones necesitará mucho más tiempo.

¿QUÉ COMER Y LLEVAR?
Si usted es una de las personas que no se aventura a probar cosas nuevas, entonces lo mejor es que no pregunte qué es lo que está comiendo en la selva. Solo prepare su paladar y saboree los productos típicos de esta región, en donde el paiche (en fechas permitidas)es un completo manjar, así como el dorado, el zúngaro, el palmito, la chonta, las frutas frescas, entre otros manjares.

Finalmente, no se olvide de ir recargado de energía, así como de llevar ropa de algodón, incluyendo camisas de manga larga, pantalones, polos, botas de jebe, poncho para lluvia, zapatillas, ropa de baño y mucho, pero mucho repelente.

MÁS ADRENALINA: Historias unidas por el amor a la naturaleza
MAR Y MANGLARES EN EL NORTE

DOS PAREJAS LIMEÑAS APOSTARON POR LA RIQUEZA DE NUESTRO TERRITORIO NORTEÑO, CADA UNA A SU MANERA. UNA SE DEDICÓ AL MAR Y LA OTRA A LOS MANGLARES Y LOS BOSQUES SECOS

La playa, la tabla y la comida son quizá las estrellas más conocidas de nuestro territorio norteño. De hecho, pasar una semana de vacaciones disfrutando de estas delicias es una opción atractiva para muchos, pero lo cierto es que el norte peruano tiene mucho más que ofrecer. Para los amantes de la naturaleza, esta es una zona como pocas, ya que concentra una gran diversidad natural propia del mar, los manglares y los bosques secos.

Dada la versatilidad de Piura y Tumbes como destinos turísticos y el creciente interés de los turistas por nuestra flora y fauna, algunos jóvenes formados en los rubros del ecoturismo, agroecoturismo, biología y biología marina reconocieron el potencial de las zonas norteñas y decidieron apostar por la preservación y la potenciación de los variados recursos de estos destinos. Esta es la historia de dos parejas limeñas que hoy se dedican a promover Piura y Tumbes.

EN LOS ÓRGANOS
La primera está formada por Belén Alcorta y Sebastián Silva, que luego de estudiar, trabajar y desenvolverse en Chile y Costa Rica deciden instalarse en los órganos y crear la empresa de ecoturismo llamada Pacífico Adventures. “Nuestro objetivo fundamental es apoyar de manera alternativa la conservación de la vida marina por medio del diseño de tours que permitan un contacto íntimo con la naturaleza marina, involucrando alas comunidades locales, además de proveer de información variada y completa a los turistas” explica la pareja.

Además de buceo con snorkel en la lancha, paseos de observación en diversas embarcaciones, pesca trolling costero (siempre respetando las tallas mínimas para evitar depredación), paseos por el Santuario Nacional Manglares de Tumbes y la ruta de Hemingway, Belén y Sebastián han desarrollado un programa de biología marina para adolescentes y niños. También tienen planes futuros que incluyen la creación de un acuario interactivo como herramientas de educación ambiental, para locales y turistas.

MANGLARES Y BOSQUES SECOS
La segunda pareja que se animó a llevar acabo este cambio de vida son Lucía Olivera y Aldo Durand, quienes se han entregado a la difusión consiente de las áreas protegidas del territorio tumbesino con la creación de Biosfera Tours, agencia operadora de turismo de naturaleza y aventura. “Nosotros promovemos el turismo sostenible y respetuoso de los pueblos y la naturaleza. Nuestra meta es enriquecer la estadía de las personas que visitan nuestra región no solo por medio de nuestras excursiones, sino también gracias a nuestros servicios complementarios”, explican Lucía y Aldo. Ellos se mantienen en contacto constante con los investigadores de la región, para encontrarse siempre actualizados y al tanto de cualquier información complementaria, eventualidad o descubrimiento.

Las actividades que desempeñan son sumamente variadas: Desde traslados, campamentos en el Parque Nacional cerros de Amotape y el de Rica playa, tour de playas y visitas a los baños termales medicinales Hervideros, rutas en bicicleta de montaña, rutas a caballo y, por su puesto, visitas de distinta duración al Santuario Nacional Manglares de Tumbes.

SAN PEDRO DE CASTA: Caminata y campamento de reflexión
TIEMPO DE RUTA MARCAHUASI

MUCHOS HEMOS ESCUCHADO HABLAR ALGUNA VEZ DE ESTE LUGAR LLENO DE MISTICISMO, DONDE TODO ES POSITIVO, HASTA LO DURO QUE SE HACE LLEGAR A LO MAS ALTO

Esta meseta, como pocas, se puede jactar de junta a Sol y a la Luna en mucha de sus mañanas, en un desayuno exquisito saboreado por todas sus esculturales piedras – que lo único que esperan es que les caiga el sol para mostrarse en su máximo esplendor y también por sus visitantes que llegan para disfrutar de uno de los más grandes espectáculos del mundo. Sol y Luna en un mismo lugar, en un mismo momento.

Marcahuasi (casa de la montaña)está cerca de Lima. En realidad, para que sepan los despistados, está en el departamento de Lima, provincia de Huarochirí y en el distrito de San Pedro de Casta. No está en el Ombligo del Mundo ni viene compitiendo en una elección internacional. Pero, en vez de ombligo, lo que se necesita para subir ahí son piernas y, por si fuera poco, por toda Europa están circulando fotos del lugar. Siempre escuchamos hablar de él, así es que esta vez decidimos subir.

SEGUIR SUBIENDO
Apenas llegamos a San Pedro de Casta buscamos al más capo: Don Manuel Olivares. El guía más antiguo de la zona (82 años), fue la mano derecha de Manuel Ruzo, estudioso que quedo maravillado cuando llegó a Marcahuasi en 1952. Ruzo se encargo de estudiar la extensa zona y de hacerla conocida no solamente dentro del país, sino también en el extranjero con su teoría sobre la civilización con influencia global, Masma, que tubo vida hace 8.500 años. El trabajo en la zona de Ruzo, fallecido en 1991, sigue siendo muy reconocido por todos los pobladores.

En esta ocasión, don Manuel fue nuestro guía. Sorprendente. Un especialista en la zona que, con los brazos para atrás, su sombrero serrano, pantalón de tela arremangado y zapatillas de lona, es capaz de subir y bajar los cerros las veces que quiera y a la hora que le dé la gana. Desde siempre subió y ahora lo hace, cada 4 o 5 días, para cuidar su ganado, constituido por 15 vacas.

Caminado, desde la plaza de San Pedro de Casta hasta el anfiteatro, donde se suele acampar, se hace un promedio de 3 a 4 horas, dependiendo de las habilidades de caminata de cada uno. Sin embargo, si prefiere disfrutar más del camino, puede alquilar un caballo y hacer la subida en la mitad del tiempo y, valgan verdades, es algo muy recomendable para los que no tienen costumbre de andar tanto y quieren aliviar el camino, lo que le ayudará a ahorrar energía para lo que viene después, que es lo más agotador: la fortaleza o el cerro Santa María (a 4.200 m.s.n.m., el punto más alto de la meseta). Aquí todo se vuelve subida y no se puede acudir a la ayuda de los caballos porque hay muchas piedras y ellos se resbalan.

CUANDO EL FRÍO LLEGA
Para empezar, una importante recomendación: no haga como nosotros. Tiene que ser precavido y cargar todo lo necesario para pasar una buena noche de cielo estrellado y luna brillante. Vaya bien abrigado, pues el promedio de temperatura a esos 3.800 metros sobre el nivel del mar, a media noche, es de 5 grados centígrados. Una buena bolsa de dormir y carpas abrigadoras lo harán pasar una velada cálida. Eso hará la diferencia de disfrutar un buen fin de semana.

La caminata nocturna por la meseta se hace placentera. Con una buena casaca podrá andar y disfrutar de vientos frescos y las piedras de colores entre grises y azules. En las noches, los burros suelen avisar que hay vida en el lugar. Pasean por todos lados y se hacen sentir. Por tal motivo, guarde bien sus cosas a la hora de acampar. Ellos muchas veces – bueno, siempre – vienen con hambre.

A la hora de dormir, tápese bien. Cierre la carpa y descanse, que al día siguiente lo que verá será espectacular. Y las vibraciones que sentirá y seguirá sintiendo luego las experimentará en pocos lugares.

MUCHO SOL
Si está en Marcahuasi tiene que aprovechar el tiempo al máximo. Lo recomendable es salir muy temprano (7a.m.) a caminar. Desayune contundentemente, con miras a la extensa caminata que se aproxima. Mientras toma su mate o cualquier infusión caliente, disfrute de cómo el cielo se va despejando y cómo esas piedras sagradas se van destapando para asombrarlo poco a poco mientras les va cayendo el sol, el mismo que conjuntamente con la perfección de las rocas forma figuras que son imposibles de refutar. El monumento a la humanidad – antiguamente llamado Cabeza del Inca y rebautizado como tal por Daniel Ruzo-, el profeta, el perfil del león africano, la diosa de la fecundidad de Egipto (Thueris), la tortuga, las focas y cientos de rocas más impresionan por su belleza y también por que existen otras montañas sagradas por los mismos símbolos en México, Brasil, Francia, Inglaterra, Egipto y Rumania, detalle confirmado por Ruzo.

Otra peculiaridad: cada roca tiene su hora del día donde se la aprecia mejor, dependiendo del ángulo con el que le caigan los rayos del sol. Así que lo recomendable, si es que quiera verlas bien, es ir con un guía especializado de la zona para que no se pierda nada.

Como todo viaje, lo más difícil es el regreso. Por varias razones: Porque el lugar es tan maravilloso que da [pena irse o por que uno la ha pasado muy bien. Cuando uno se va de Marcahuasi le pasa lo mismo porque el lugar es maravilloso, porque la hemos pasado muy bien y algo extra: porque el camino de regreso es igual de extenso y agotador No tiemble, solo baje. Es una experiencia única. Le provocará volver.

DESTINO NACIONAL: En las alturas de Viñak
TAN LEJOS Y A LA VEZ TAN CERCA

EL PANORAMA, LA FALTA DE OXÍGENO, LA VEGETACIÓN; TODO PARECE GRITAR QUE ESTAMOS EN EL CUSCO. PERO SEGUIMOS EN LIMA Y UN HOTEL DE LUJO SURGE EN MEDIO DE LA NADA

Por Eduardo Lavado Gagliardi

En verano todos enrrumban hacia el sur de Lima. Cuando el sol empieza a retroceder, los más aventureros se internan con destino a Lunahuaná y sus platos rebosantes de camarones y su río listo para el canotaje. Haya algunos más intrépidos que ya han descubierto la hermosura de Huancaya. Y ahí acaba todo. Por suerte, siempre queda quien se atreve a ir más allá. Enrique Umbertes uno de ellos. Por eso, cuando el destino puso delante de su auto a un pequeño, este amante de los deportes de aventura decidió llevarlo de vuelta a casa – una vez recuperado – y descubrió una de las tantas comunidades campesinas olvidadas por quienes son consideramos hijos del progreso pero que nos deja el alma encogida apenas las vemos enclavadas en esa maravillosa naturaleza que encierra el Perú. Así fue como llegamos a Viñak.

TRAVESÍA ACCIDENTADA
No lo vamos a engañar: el camino no es nada sencillo. Son solo 280kmlos que se pararan Viñak de Lima, pero uno tarda casi seis horas en llegar hasta allí. Pariendo de Lima se debe tomar el desvío hacia Lunahuaná en Cañete. Hasta aquí todo es pista asfaltada en perfectas condiciones. Pero luego de Lunahuaná comienza el trajín. La vía es afirmada y cuesta arriba, por lo que no es recomendable emprenderla si no cuenta con una camioneta 4x4. Cuatro horas de camino no esperan y los trucos contra la altura deberán ser sacados de inmediato de la gaveta, pues nuestro destino no espera a casi 3.200 m.s.n.m.

Cuando empieza a preguntarse si tanto esfuerzo vale la pena, Viñak le tapará la boca de golpe. El poblado parece estar enclavado en el Cusco, rodeado por cerros verdes, un maravilloso cielo azul y una tranquilidad totalmente ajena a la capital. ¡Y sin embargo aún estamos dentro del departamento de Lima! Acampar, pasear a caballo o dedicarse a las caminatas pueden ser una buena opción entonces. Si es de lo más avezados puede contactar con algunas empresas que organizan rutas de uno o dos días (Incatrek, Tititrek, etc.). Pero si quiere ser parte de una experiencia de lujo, recientemente incluida en el Top Five de la cadena Travel & Living, entonces tiene que descubrir el refugio. Y allí es donde volvemos a encontrar a Enrique Umbert.

EL REFUGIO
Descubrir el hotel que ha levantado Umbert en Viñak es para quedarse boquiabierto. Luego de un trayecto tan severo resulta más que paradisíaco ingresar a una casa de madera y piedra con todas las comodidades de un hotel de 5 estrellas. Un comedor con amplios ventanales que permiten apreciar el valle desde lo más de 3.000 m.s.n.m. donde nos hallamos, habitaciones en las que no falta una bolsa de agua caliente, chimeneas para espantar el frío serrano y, lo más destacado, un jacuzzi en medio del jardín en el que uno puede sumergirse para desafiar el frío de la noche o para observar con un trago en la mano el maravilloso paisaje. De hecho, así quién quiere volver a la ciudad.

Sin embargo, como no se pretende que el visitante se quede todo el tiempo En El refugio, se tiene a disposición del visitante diversos programas de actividades personalizadas. ¿Cómo así? El lugar cuenta con un establo con caballos cuarto de millas y una entrenadora personal que guiará a los huéspedes en las rutas por los lugares aledaños ( y bien puede terminar la travesía en una pachamanca al bode del río). Y para los que estén más en forma El refugio cuenta con bicicletas de montaña y equipos para salir a dominar a los apus.

Ya lo saben. Con las precauciones debidas uno puede descubrir destinos inimaginados hasta hoy. ¿Vamos?.

CERCA DE LIMA: Pachacámac
DEL VALLE, SU HISTORIA Y SUS REFUGIOS

UN RECORRIDO POR LOS PRINCIPALES ATRACTIVOS DE LA ZONA PARA PASAR UN FIN DE SEMANA DIFERENTE CON LA FAMILIA

Parece que el verano ya terminó por completo y empieza la temporada de lomas en el valle de Lurín. Muy cerca de la capital, Pachacamác y los alrededores nos ofrecen tentadoras alternativas para pasar un día diferente que va desde la aventura hasta la gastronomía y la historia.

RUTAS CON PASADO
Todos los Limeños han visitado alguna vez el sitio arqueológico de Pachacámac, el santuario más antiguo e importante de la costa durante la época prehispánica. Y desde que tenemos memoria recordamos ver solo de lejos sus principales monumentos debido a que la mayoría tenía restringido el ingreso a los visitantes.

Ahora existen buenos motivos para regresar, desde que hace sólo unos meses se han abierto al público, luego de un cuidadoso proceso de rehabilitación, el acllahuasi, las calles principales y las pirámides de adobe. Podrá ver con otros ojos el lugar y percatarse de la magnitud y grandeza del complejo al pasear por los recintos de sus templos y observar el santuario desde otros interesantes ángulos.

AVENTURA GASTRONÓMICA
Es difícil desligar, como peruanos, En este aspecto, Pachacámac nos ofrece diversas alternativas: desde el conejo en todas sus variedades (picante, al horno y de más) y la razón criolla del clásico restaurante campestre Los Rosales, hasta un casero pastelito de choclo o un arroz con pato a la chiclayana preparado por doña Marta en el acogedor restaurante La Vaca Colorada.

La alternativa novoandina la Pone Don Cucho en su restaurante con novedosos platillos de cocina peruana.

Si prefiere algo muy típico de la región entonces hay que darse una vueltecita por La Familia, que tiene una extensa carta donde destacan los platos criollos.

El artista Salvador Velarde recibe en su casa de campos a los comensales en Arte y Pan (previa reserva) para los que desean pasar un día relajado y gozar de la hospitalidad del lugar y de la buena mesa.

OPCIÓN ADRENALINA
La geografía del valle permite realizar distintos deportes al aire libre. Así, por ejemplo, en Lomas de Lúcumo hay varios circuitos ecoturísticos donde se practican caminatas y también se recorren en bicicleta de montaña. La entrada es por Quebrada Verde desde Prolongación Paul Poblet. También se practican estos deportes cerca al proyecto arqueológico Pueblo Viejo, donde podrá observar de cerca de los arqueólogos realizando trabajos de investigación. Para legar hasta acá deberá pasar por la cantera de Cementos Lima. Es necesario solicitar permiso para ingresar, por lo que se recomienda planear esta excursión con la debida anticipación. Si el, viento lo permite, en el cerro Punta Blanca podrá observar a los más aventureros practicando ala delta y parapente. Si se anima, y con la debida precaución, puede participar también.

Esta zona se caracteriza por la crianza de bellos ejemplares de caballos de paso que se han convertido en una tradición regional gracias a los concursos de caballos de paso de Mamacona. También existe la opción de conocer el valle montado en uno de estos hermosos ejemplares participando en la cabalgada.

ECOLÓGICOS
Muchos de los cultivos orgánicos que se venden en las ferias ecológicas de Lima proceden de huertos orgánicos de Pachacámac, entre ellos están Don Tortuano y Casablanca. En ambos es posible pasar momentos divertidos e interesantes observando de cerca el proceso de recolección. Además, se pueden adquirir las preciadas hortalizas y visitar los viveros de la zona. Para terminar la jornada, los más pequeños cuentan con la Granja del Arriero, donde podrán pasar un día especial visitando a los animales de la granja y experimentando las actividades del campo en el huerto.

PARAÍSO NATURAL
SUIZOS ENAMORADOS DE HUARAZ

Ellos nos darán chocolates, pero nosotros les brindamos aventura. Recientemente, la ciudad de Huaraz fue elegida como Paraíso Natural por los organizadores del premio Swiss Tourism Awards 2007. Dicho galardón se entrega como una forma de promover el turismo de calidad y protección al acervo natural y cultura de los diversos países.

Huaraz fue elegida entre varias ciudades del mundo, debido a sus maravillosos paisajes naturales, su reserva de biosfera y sus imponentes montañas, ideales para la práctica de los deportes de aventura. El premio, que será entregado en noviembre en la ciudad de Lugano, incluye la promoción de los atractivos Huarasinos en las más importantes cadenas televisivas suizas y de Italia, y en las más importantes guías turísticas europeas.

DESTINO NACIONAL: Arequipa y sus camélidos sudamericanos
VIVA LA TRADICIÓN ALPAQUERA

CONOZCA DE CERCA EL PROCESO TRADICIONAL DE PRODUCCIÓN DE LOS TEXTILES DE ALPACA, CONVERSE CON LOS TEJEDORES Y PALPE UNA DE LAS FIBRAS MÁS FINAS DEL MUNDO

De noche, cuando los centros turísticos cierran sus puertas, Mundo Alpaca abre las suyas para ofrecer una alternativa especial: un verdadero espectáculo donde se observa en vivo y en directo la habilidad de las mujeres andinas para seleccionar la fibra de alpaca, la destreza de tejedores que elaboran sus tapetes sin ayuda de un diseño previo y la maquinaria que se usó antiguamente en la fabricación de artículos de alpaca.

Ahí los turistas pueden conversar con los tejedores, palpar las fibras más finas del mundo, fotografiarse con alpacas y así aprender un poco sobre estos camélidos sudamericanos, Más que un paseo para mirar, esta es una invitación para experimentar.

Si viaja a Arequipa, puede visitar Mundo Alpaca a cualquier hora del día gratuitamente; pero también puede hacerlo de noche, si toma el servicio Arequipa monumental y cultura viva, que ofrece el Bus tour ( un vehículo de dos pisos con capacidad para 40 pasajeros). La ventaja del paseo nocturno es que por solo S /.10 y con un servicio de guía, el bus lo llevará a conocer las más representativas muestras de la arquitectura local para culminar el paseo en Mundo Alpaca.

Este recorrido nocturno funciona por gestión del grupo Michell. La idea de realizar la visita de noche tiene mucho más de mentalidad empresarial que de romántico, pues los turistas que llegan a Arequipa normalmente lo hacen por pocos días, de modo que este paseo no les demanda ni un día más de estadía.

UNA FOTO CON LA ALPACA
El primer punto del recorrido es un minizoológico de alpacas de diferentes colores y tipos. Ahí comienzan los clicks de las cámaras y las sonrisas de los viajeros.

A continuación se aprecia el único y tradicional proceso de selección de la fibra de alpaca. Nos recibe una mujer que escoge la lana por colores, calidad y grosor. Y no es puro show; realmente esta trabajando. Lo mejor de todo es que los viajeros no solo observan la labor de esta señora, sino también pueden tocar la lana e intentar imitar su minucioso trabajo.

Al lado, otra mujer realiza el proceso de desenredar de una fibra más fina y mejor cotizada: la de vicuña.

LOS TEJEDORES
A pocos metros de distancia están los tejedores. Hombres y mujeres practicando diferentes técnicas y una niña sentada al lado de su madre alistando un ovillo. Todos con trajes típicos para impactar aun más a los turistas extranjeros.

En esta parte de la visita – si el viajero pregunta – los tejedores explican su labor y sorprenden al público contando que hacen sus diseños sin necesidad de moldes, que cada diseño representa algo de la vida cotidiana, como el amor, el destino, las peleas, la familia, etc.

El museo de maquinaria textil no es menos interesante. Tiene un siglo de historia e ilustra por medio de gigantofrías cómo se utilizaron dichas máquinas en el pasado.

Y aquí no termina la visita. Pasamos a la pinacoteca a apreciar pinturas premiadas en concursos por la compañía Michell. A continuación, los que deseen pueden adquirir saldos de exportación a precios de fábrica.

TURISMO GASTRONÓMICO: Restaurante Fallen Ángel
DIVINA COMIDA EN EL CUSCO

SI ESTÁ EN LA CIUDAD IMPERIAL NO PUEDE DEJAR DE VISITAR ESTE LOCAL DONDE LOS CHANCHOS VUELAN Y LOS PECES NADAN BAJO SUS PLATOS DE COMIDA

Por Mario Fernández

De arranque se imaginará que esta viendo visiones. Se podrá refregar bien los ojos pero es cierto. En fracción de segundos recordará que, siendo niño, le dijeron que los chanchos no vuelan. Pues lo engañaron de pe a pa. El restaurante cusqueño Falle Ángel muestra lechones que se descuelgan del techo y que con sus coquetas alas le dan una aire más que no romántico a lo que allí se vive y respira.

Y ya sentado notará que sus mesas son unas coloridas tinas que alguna vez sirvieron de ducha de sabe Dios qué casona cusqueña. Sobre ellas se han colocado amplios vidrios que permiten ver cómo se mueven zigzagueantes peces de diferente tamaño y color bajo el oxígeno que les llega a través de un pequeño motor. Sin duda, una real atmósfera cargada de gustos y placeres, como pregona su dueño Andrés Zúñiga Peña, un artista que nació en el cusqueñisimo San Blas hace 36 años.

Si Aladino se presentara una noche en el Falle Ángel y le pidiera un deseo a Andrés, sin duda que no vacilaría en decirle que le coloque alas a todos los peces de las mesas – peceras que con tanto esmero ha diseñado él con su madre. Es lo único que le falta. Y es que en todo el restaurante existe un ambiente alado. “Trabajos con agencias de viaje de Australia, Estados Unidos, Francia, Canadá, argentina, Brasil y Chile. De Asia vienen muchos japoneses por su cuenta. Si bien la capacidad del local es para 150 personas, tenemos 120 reservas diarias. No podemos quejarnos”, declara Carlos Ramos Meza, representante del lugar.

La madre de Andrés, Norma Peña, que es diseñadora, ha ayudado para que todo esté espléndido. La propuesta culinaria de la casa revela que su especialidad reúne 15 lomos de diferente tipo y sabor (“la debilidad del hombre es la carne y aquí lo complacemos culinariamente”, acota Andrés) sin contar con las pastas. Los favoritos de los comensales son el lomo al oporto con vinagre balsámico envuelto en pétalos de rosa, el lomo con queso de los andes derretido a punta de fuego, el lomo con salsa de rocoto picoso. Las carnes tienen un precio único de 35 soles; las pastas entre 25 y 30.

Como las listas del menú están escritas solo en inglés, los cuatro mozos cusqueños que atienden (Camila Soto, Cris Cayetano, Fernando Fuentes y Paúl Ramos) hablan un Inglés tan prefecto que hasta Shakespeare se quedaría asombrado. Claro, aunque no tanto, luego de ver volar los chanchos en ese acogedor lugar.

 
     
 
 
© Peru Tourism Bureau. All rights reserved
Powered by: CESAR P. RIOS
CESAR P. RIOS