PTB
 
 
 
 
 
 
  Visitanos en : facebook twitter  
 
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
   
galeria de fotos
 
 
 
Nuestra Tienda
   
calendario
artesania
tiempo
hoteles
restaurantes
   

 
 
   
NUESTRO BOLETIN
     
 
  boletin PTB

BOLETIN TRIMESTRAL AÑO 7 - Nº 4
Octubre - Noviembre - Diciembre 2011

EDITORIAL

En este mes, publicamos el boletín correspondiente a Octubre-Noviembre-Diciembre. Ojala sea del agrado de nuestros lectores.

En este número presentamos varios artículos que han sido publicados por “Vamos”, revista que “El Comercio" publica todas las semanas. Como siempre este boletín esta dirigido al consumo interno, es decir para promover el turismo interno. Nuestra portada esta adornada con la Ciudad Sagrada de Caral

Como siempre invitamos a nuestros lectores para que nos envíen sus comentarios, artículos e ideas a info@visitperu.com para su posible publicación, de como lograr mejorar nuestra misión, cual es, la promoción del Perú como uno de los principales destinos a nivel mundial.

Edward R. Rojas.
Presidente
Peru Tourism Bureau

 

DESTINO NACIONAL RUMBO A LA CIUDAD SAGRADA
Cultura viva y misticismo
LA SEDE DE LA CIVILIZACION MÁS ANTIGUA DE AMÉRICA SE PROMOCIONA COMO UN DESTINO VIBRANTE, EN EL QUE ES POSIBLE INTERACTUAR CON LA POBLACION LOCAL, CONSUMIR PLATOS TÍPICOS, REALIZAR PAGOS A LA TIERRA Y HASTA ACAMPAR

 
CIRCUITO. Los senderos alrededor de los edificios de Caral se han ampliado para facilitar el tránsito de personas con discapacidad motriz y adultos mayores

Por Norka Peralta Liñán

Jéssica Melgarejo realiza desde hace nueve años el servicio de guiado a los turistas que visitan la Ciudad Sagrada de Caral, ubicada en la provincia de barranca, a 184 kilómetros de Lima. Ella vive en el centro poblado de Caral, a 40 minutos de la zona arqueológica, por lo que toda su vida ha estado conectada a la historia de la civilización más antigua de América.

A los 21 años decidió saber más sobre los antiguos caralinos y su valioso aporte a nuestra herencia cultural. Actualmente es miembro de Puntapaj, la asociación de orientadores turísticos de Caral, que son capacitados por los arqueólogos que trabajan en el lugar.

Así como Jéssica, decenas de actuales caralinos le dan vida a las ruinas trabajando en las labores de conservación de los edificios o difundiendo en ocasiones especiales sus expresiones artísticas (teatro, danza y música) vinculadas a la civilización de Caral. Otros optan   por comercializar en el punto de ingreso a la zona arqueológica artesanía hecha de junco y totora, así como sus platos típicos.

VIAJES EDUCATIVOS
La Zona Arqueológica de Caral organiza el programa Viajes Educativos, que da la oportunidad de conocer no solo la ciudad de Caral sino su entorno, compuesto por otros sitios arqueológicos, y disfrutar de un almuerzo típico, ser parte de un campamento en los alrededores de los vestigios, participar de una fogata y hasta de una ceremonia de pago a la tierra.

 
CEREMONIA. El amauta Tahuiro realiza la ceremonia de pago a la tierra durante los aniversarios del inicio de los trabajos de investigación arqueológica en la Ciudad Sagrada

La última salida del año del referido programa se realizará el viernes 9 de diciembre a las 6:45 am desde el frontis del Museo de la nación. Un segundo grupo saldrá a las 2:45 pm.

El primer destino a visitar ese viernes será Áspero, la ciudad pesquera más antigua de América. Luego, tras un almuerzo típico, se visitará Chupacigarro, donde se puede apreciar un geoglifo.

Por la tarde, se realizará la ceremonia de pago a la tierra. L noche culmina con un campamento y fogata. Al día siguiente, se visita la ciudad de Caral y su mirador, desde donde se tiene una vista panorámica de esta urbe y del valle de Supe. La jornada culmina con la visita a Vichama, la ciudad agro pesquera de la civilización caralina.

Durante el segundo día aproveche para degustar la gastronomía de la provincia. Algunos de ellos venden sus productos en el centro de recepción de la Ciudad sagrada. Le sugerimos probar el jamón y la salchicha especial de la Salchichería de Huacho, así como el cebiche de pato y el cuy caralino de las Vianderas de Caral. No deje de probar los vinos y piscos de la bodega Dextre.

Los paseos nocturnos por Caral solo se realizan una vez al año durante las celebraciones por el inicio de las investigaciones arqueológicas, pues la iluminación de los edificios es costosa. Sin embargo, los Viajes Educativos son una opción para pernoctar en la zona y capturar el espíritu de sus antiguos residentes.

 

CENTRAL: Arequipa, la ciudad y su campiña
De casonas e historias
LA CIUDAD BLANCA NOS SORPRENDE CON SU MONUMENTAL ARQUITECTURA Y CON SU EXQUISITO LEGADO. SUS BARRIOS Y TAMBOS NOS CUENTAN LAS FABULOSAS HISTORIAS DE UNA URBE QUE SE CONSERVA PULCRAMENTE RENOVADA

 
DE NOCHE. El silar, la piedra volcánica con los que están construídos los monumentales edificios se iluminan de noche

Por María Helena Tord
Fotos: Magali del Solar

No había pasado ni un solo día del viaje y ya comenzábamos a entender por qué Arequipa en algún momento de su historia quiso independizarse y formar una nueva nación. Aquí todo funciona como reloj, sus calles no solo son hermosas sino también limpias y adornadas con flores de vistosos colores, y esto no solo ocurre en el centro de la ciudad, también lo vemos hasta en su campiña.

Todo lo encontramos sorprendentemente pulcro y cuidado con mucho esmero y dedicación.

Los moradores que resguardan sus conventos, claustros, iglesias y mansiones nos esperan siempre con una sonrisa en la cara, dispuestos a enseñarnos orgullosos su preciado patrimonio.

En el centro de la ciudad parece que el tiempo no hubiese pasado por sus muros de sillar y sus monumentales fachadas.

Decidimos recorrer primero la ciudad y nos encontramos con varios ejemplos de casonas que están abiertas al público para mostrar sus salones como antaño: La Casa del Moral, el Palacio Goyeneche y la Casa Tristán del Pozo. Esta última junto a la Casona Irriberry han sido restauradas y funcionan como entidades financieras y sedes de centros culturales.

Nos sorprendió también que Arequipa cuente con el primer Museo de Arte Contemporáneo que alberga además de una respetable colección de obras de arte de renombrados artistas como José Tola, Gerardo Chávez, Alejandro Alayza y Teodoro Núñez Ureta, una muestra de obras de jóvenes artistas arequipeños. Este fue el primero de su tipo que se fundó en el país, mientras que en la capital se anuncia hace años con bombos y platillos cada ladrillo que se coloca en un futuro museo.

Pero las piezas más sorprendentes que encontramos en Arequipa son las de arte religioso. No hace falta ser devoto de ningún santo para admirar su valiosa colección de custodias y coronas de las vírgenes, así como lienzos e indumentarias que alberga el Museo de la Catedral, el de la iglesia de Santa Teresa y el de la Compañía.

Cada iglesia tiene lo suyo: en la Catedral encontramos uno de los órganos más grandes y hermosos de Sudamérica, así como un púlpito que está sostenido por un diablo, imagen extraña de ver en este tipo de iglesias.

En el convento de La Recoleta hay originales museos de arte religioso donde destacan sus lienzos y el Museo Amazónico donde se encuentra una colección de animales disecados de la época en la que este claustro se convirtió en el colegio de los misioneros de los franciscanos descalzos, quienes trajeron de la selva toda clase de curiosidades.

Una visita indispensable es ir al Monasterio de Santa Catalina que ahora ofrece visitas nocturnas los martes y jueves. En estos días podrá recorrer el claustro bajo la luz de la luna e iluminado con farolas. Es lo más cercano a la experiencia de vida que se tenía en este monasterio durante el virreinato.

Uno de los barrios mejor conservados de la ciudad es el de san Lázaro, que ha sido recientemente remodelado. En el camino está la tienda Mundo Alpaca donde encontrará los mejores ejemplos del diseño actual en este fino tejido. Acá hacen demostraciones de tejidos y una exhibición de maquinarias.

VIAJES Y MOLINOS

 
BUCÓLICO. El Molino de sabandía está a unos veinte minutos del centro de la ciudad

Saliendo un poco del centro a las afueras de Arequipa, se encuentra la campiña, rodeada de antiguas andenerías prehispánicas y de imponentes volcanes que coronan sus valles.

Como testigos del tiempo, la Mansión del Fundador y el Molino de Sabandía han preservado el ambiente de las casas haciendas de esta parte de la campiña de la época en que la ciudad se confundía con el campo y los antiguos sistemas de molienda.

Tómese su tiempo en estos parajes para disfrutar del paisaje bajo sombra de sus acogedoras buganvilias y para admirar con calma el panorama que lo rodea.

Una parada clásica de regreso a la ciudad es el Mirador de Yanahuara donde obtendrá una vista panorámica del volcán Misti, que por cierto cada vez tiene menos nieve en su cima.

En la misma plaza donde se encuentra el mirador está la pequeña iglesia que representa uno de los mejores ejemplos de arte mestizo de la región.

Recuerde que en el museo Santuarios Andinos de la Universidad se exhibe por estos días el cuerpo naturalmente momificado de la momia Juanita. Por motivos de conservación, los restos solo pueden ser visitados por el público de abril a diciembre así que aproveche si su viaje coincide con esas fechas.

Una novedad por estos lares es la recuperación de los tambos. Estos son espacios reconstruidos que funcionaron durante el virreinato como albergue de los arrieros que están llenos de historias. Incluso algunos funcionaron como prostíbulos, como el tambo La Cabezona que pasó por un proceso de restauración y que fue visitado hace poco por los príncipes de Asturias. En sus muros podemos ver todavía las huellas de pinturas eróticas y reconstruir los relatos de la época.

 

DESTINO NACIONAL Caminata a la sierra de Huaral
Rúpac: Paisaje de piedra
ESTE CONJUNTO DE EDIFICACIONES PREHISPÁNICAS SE ERIGE EN LO ALTO DE UNA GRAN MONTAÑA, UBICADA A MÁS DE 3,200 M.S.N.M., QUE SE HA CONVERTIDO EN UNO DE LOS DESTINOS FAVORITOS DE LOS MOCHILEROS EN BUSCA DE RETOS SIN SALIR DE LIMA

 
ORGULLO HUARALINO. Los pobladores de Huaral están orgullosos de este conjunto de edificaciones, al que han denominado "Machu Picchu limeño"

Por Norka Peralta Liñán

El consejo prehispánico de Rúpac se ubica en el distrito de Atavillos Bajo, en la provincia de Huaral a unas ocho horas en auto desde la ciudad de Lima. Para llegar a este conjunto arqueológico hay que viajar en automóvil por la vía Huaral-Acos, que actualmente está siendo asfaltada a pasos acelerados por el gobierne Central.

Tras un viaje de dos horas se llega al centro poblado la Florida, donde el viajero tendrá la última oportunidad de abastecerse de agua y víveres para un asenso de dificultad moderada. En este pueblo también podrá contactar a un guía local para la travesía. A partir de este punto, el fortín de piedra se ubica a 15 kilómetros de distancia, que parecen duplicarse por la altura, el peso de la mochila y la dificultad del terreno.

Hay quienes optan por empezar la caminata desde aquí. Otros siguen en auto hasta el centro poblado Pampas, conocido también como el pueblo de fantasma porque casi nadie vive allí. Todos sus pobladores han bajado a la florida, pero conservan sus propiedades porque están cerca de las aéreas de cultivo y pasteo de su ganado. Las viviendas e instituciones públicas también se mantienen en buen estado, por lo que muchos viajeros pernoctan en ellas.

LOS PREPARATIVOS
Tengan en cuenta que aquí no hay agua potable, ni luz eléctrica ni tiendas. Dependiendo de la hora, usted puede decidir si se queda a dormir en Pampas o emprende la caminata a Rúpac. Es aconsejable empezar a andar lo más temprano posible para evitar el fuerte sol que cae en la montaña a partir de las 10 a.m.

También es importante considerar que el ascenso toma unas tres horas. Luego, cuando llegue a Rúpac, necesitará tiempo para armar la carpa.

ASCENSO A LA MONTAÑA
Junto con Honorato Santo Durán, regidor del distrito de Atavillos Bajo y excelente guía, iniciamos el ascenso a Rúpac al mediodía.

Aunque desde Pampas solo restan 7 kilómetros de recorrido, estos últimos tramos son justamente los más complicados. Es recomendable llevar un polo o una blusa de manga larga para no dejar los brazos a merced de los rayos solares y la picadura de los insectos. Hay que llevar necesariamente un par de litros de agua para beber y mojarse la cabeza. Si tiene bastones de trekking, llévelos también.

Al inicio del recorrido se encuentra Velo de Novia, una pequeña catarata en la que es aconsejable refrescarse. Luego, le advertimos, no habrá oportunidad. Mientras uno asciende se observa el paisaje verde, vacas pastando y un colchón de nubes que cubre las ciudades de Huaral y Lima.

IMÁGENES DEL CAMINO

 
 

Tras dos horas y media de caminata, entre ascensos y curvas, el paisaje se torna espectacular. Estamos a pocos minutos de llegar a la cumbre de Rúpac y una montaña nos regala la primera foto memorable. Se trata de Marca Kullpi, un conjunto de edificaciones de piedra que se asemeja a una atalaya perdida entre las nubes. Mientras caminamos, a nuestro paso aparece un cóndor que vuela majestuoso sobre el lugar, dándonos la mejor bienvenida.

Tras unos 20 minutos de caminata se llega a un patio de chullpas, en donde aun se pueden apreciar restos óseos en su interior. A unos metros de distancia se encuentra el complejo de Rúpac, compuestos por decenas de construcciones de piedras de gran altura, con techos de lajas, que han resistido al paso del tiempo.

Allá arriba, frente a este maravilloso espectáculo, uno entiende que no es una exageración que los pobladores y los viajeros hayan denominado a este lugar el Machu Picchu limeño, pues se ubica en la cima de una alta montaña y desde allí se puede tener una visión estratégica de todo el valle.

LEGADO PÉTREO
Algunas investigaciones señalan que estas construcciones datan del año 1.200 d c y que pertenecen a la cultura de Los Atavillos. Sin embargo, aún se necesitan estudios arqueológicos de profundidad para determinar el uso de estas edificaciones que continúan resistiendo el paso del tiempo.

Las familias de Pampas y La Florida alojan a los visitantes en sus propias casas, pues en la zona no hay hoteles. La población también ofrece el servicio de guiado y de preparación de alimentos al viajero. Se estima que en feriados largos, el complejo es visitado por más de 400 personas, que mayormente optan por acampar en papas o en lo alto de Rúpac .

 

EL DESTINO DEL VIAJERO:
El oasis del desierto
LA BAHÍA DE SAN FERNADO ESTÁ UBICADA AL SUR DE LIMA, EN MANCORA, A SETENTA KILÓMETROS DE NASCA. ESTA RODEADA POR UNO DE LOS DESIERTOS MAS SECOS DEL MUNDO Y ES UNO DE LOS LUGARES DE MAYOR BIODIVERSIDAD MARINA DEL PERÚ

  
COSTA AGRESTE Y SALVAJE. este es el típico paisaje que vemos al llegar a las costas de la Bahía de San fernando donde las aguas son hábitat de lobos de mar y especies de agua fría

Durante varios años recorrí los desiertos de Nasca, acompañado de especialistas del descenso radical de dunas como César Rivera. Nuestro objetivo era abrir rutas de aventura, descubrir las formas de vida que hay en él y contemplar, maravillados, las siluetas de las montañas de arena y los contrastes entre el azul del cielo y los tonos amarillos y ocres de los lugares que recorríamos. El desierto es uno de los lugares más fotogénicos que existen

En esos recorridos tuvimos calores extremos y fríos helados en nuestros regresos nocturnos guiados por el GPS y las estrellas, unas estrellas que, como ocurre en el Titicaca, se muestra en su máximo esplendor y que alimentan mi sueño de niño: ser astrofísico para entender el origen de un universo infinito, en el que no somos más que un minúsculo grano de arena. De esta manera, llegué a la bahía de San Fernando, un apartado lugar donde se concentra una increíble variedad de fauna en un entorno paisajístico único

Pareciera que la fauna que vive en él eligió este enclave, para que el difícil medio desértico que lo rodea fuese su barrera de protección del ansia colonizadora del ser humano

DUNAS BLANCAS

 
EL PARAÍSO ESTÁ EN EL SUR. No solo las playas del norte son fabulosas, como puede observar en estas fotos de la Bahía de San Fernando son una armonía de colores y formas

San Fernando pertenece al distrito de Marcona y se encuentra a unos 70 kilómetros de Nasca. Para llegar a él existen diferentes formas de acceso, una de ellas, la más convencional, es recorriendo el desierto de Poroma, que pasa junto a la ciudadela de adobe más grande del mundo y centro político y cultural de la sociedad Nasca: Cahuachi.

Esta ruta es la menos exigente en cuanto a dunas y tiempo de recorrido. A medida que viajamos por Poroma y nos acercamos al Pacífico, va apareciendo el peculiar ecosistema de lomas y resistentes plantas y cactus, que son fuente de alimento de los guanacos. San Fernando cuenta con colonias permanentes de estos camélidos que han llegado a la bahía desde las planicies de Pampa Galeras, a cuatro mil metros más arriba.

La otra forma de acceso, la más larga y exigente, es recorriendo el desierto de Huaricangana. Una ruta pedregosa, de enormes extensiones de arena y cuya característica es precisamente uno de los cerros más sagrados de la cultura Nasca: Huaricangana.

Es extraño viajar por el desierto, subiendo y bajando dunas y de repente, como un espejismo, encontrarte en la mitad de la nada con una enorme montaña blanca. Relativamente cerca a esta ruta se encuentra el acceso a una rica zona de petroglifos conocida como Majuelo, donde destaca, dentro de una gruta, el grabado de una enorme ballena.

La tercera forma de acceder a la bahía, ganadora del premio Ecoplayas al litoral más hermoso del Perú, es por San Juan de Marcona, paraíso para los amantes de la pesca y cuyos rústicos restaurantes ofrecen un cebiche como pocos. Desde acá, se inicia un desierto de dunas y arenas sueltas, pegadas a enormes acantilados de piedra, que ponen a las 4x4 en posiciones casi verticales que pareciera que vas a terminar en las playas de más abajo donde gritan pingüinos de Humboldt, nutrias y lobos marinos

EL AGUA Y EL CÓNDOR
La palabra oasis parece que viene de wahe, un término del antiguo idioma de los egipcios que significaría lugar fértil. San Fernando es el oasis de Nasca y sus desiertos. En él se concentran más de 100 especies de peces, 90 de plantas, 15 de mamíferos y 250 de aves, incluyendo al cóndor andino que sobrevuela las playas buscando lobos muertos

Todo esto, que ya fue observado por Charles Darwin cuando llegó en su barco Beagle a San Fernando en 1835, es lo que motivó que la bahía fuese declarada como zona reservada en el 2009

Los viejos pescadores que me encontraba en mis viajes me contaban que los cóndores de San Fernando cargan en sus buches agua de mar y vuelan a las alturas de Pampa Galeras. Aquí, vacían el agua recolectada sobre las pampas de ichu y sus riachuelos, asegurando de esta manera la lluvia para Nasca: el ciclo del agua a través del vuelo del cóndor en el cielo azul del desierto

Un cielo que, como de niño, me transporta hacia los últimos confines del mundo y me hace sentir agradecido y protagonista de ser esa partícula de arena en la mitad de un universo infinito.

 

 
     
 
 
© Peru Tourism Bureau. All rights reserved
Powered by: CESAR P. RIOS
CESAR P. RIOS