PTB
 
 
 
 
 
 
  Visitanos en : facebook twitter  
 
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
   
galeria de fotos
 
 
 
Nuestra Tienda
   
calendario
artesania
tiempo
hoteles
restaurantes
   

 
 
 
CIUDADES
 
 
 
   

::AYACUCHO

Dicen que mil iglesias adornan las calles de la ciudad de Ayacucho. Lo cierto es que en la capital del departamento del mismo nombre, existe prácticamente un templo en cada esquina: son 33 los templos levantados allí durante la época colonial, cada uno de ellos con su propia historia, con su propio arte y su propia personalidad.

Fundada por el mismo conquistador Francisco Pizarro en 1539, la antigua ciudad de San Juan de la Frontera de Huamanga presenta atractivos innumerables para el turista y es el punto de partida ideal para recorrer el resto del departamento. A sólo 22 km al norte se encuentra, por ejemplo, la ciudadela Wari, capital de la cultura del mismo nombre que floreció entre los s. VI y XII y llegó a albergar a 50.000 habitantes. También se pueden apreciar los restos arqueológicos incas de Vilcashuamán y la bellísima laguna de Parinacochas en la que habitan miles de flamencos.

Un punto aparte merecen las festividades realizadas durante la Semana Santa Ayacuchana, acaso la más emotiva y espectacular del Perú. Procesiones diarias, alfombras de flores, escenificaciones rituales, son algunas de las formas en las que los ayacuchanos expresan su fe y devoción cristianas. El visitante disfrutará, durante los cinco días que dura esta celebración, de bebidas espirituosas tradicionales como la Chicha de Jora, la Chicha de Molle o la Chicha de Siete Semillas. Al finalizar las celebraciones, adquirir alguno de los tradicionales retablos (pequeños altares portátiles en los que están representadas distintas escenas del ande peruano), alguna imagen hecha en base a la tradicional piedra de Huamanga, o alguna de las diferentes piezas de arte popular elaboradas por manos ayacuchanas, será el broche de oro de una semana inolvidable en la ciudad de las iglesias.

:: AYACUCHO: CIUDAD DE LAS 33 IGLESIAS

Ayacucho  

Caminar por la ciudad de Huamanga, en Ayacucho, es experimentar un reencuentro con la fe en cada esquina. Con 33 iglesias en la ciudad, una por cada año de Jesucristo, Huamanga es uno de los destinos religiosos más interesantes de América y una prueba imperecedera de la fe que caracteriza a los pueblos del Perú.

Cada uno de esos templos -el más antiguo fue construido en 1540- es depositario de alguna reliquia, alguna obra de arte, alguna leyenda. Basta situarse en la Plaza de Armas para admirar la majestuosa arquitectura barroco renacentista de la Catedral de Ayacucho, construida con piedra rosada en su parte central y gris en sus torres. La Catedral data de 1612 y es considerada una de las más hermosas del Perú por la exquisitez de sus interiores decorados con estilo churrigueresco.

Otras iglesias, como el Templo de Santo Domingo, que data de 1548, o el de San Francisco de Paula, construido en 1713, dan cuenta de la evolución del estilo y del gusto de sus constructores: arcos románticos y bizantinos en Santo Domingo, fachadas greco romanas con imágenes en alto relieve en San Francisco de Asís, interiores barrocos en el templo de La Compañía de Jesús... cada iglesia de Huamanga tiene su propia personalidad.

Por otro lado, las 33 iglesias de Huamanga son depositarias de algunos de las más hermosas obras del ingenio ayacuchano: primorosos retablos, púlpitos de madera tallada, altares profusamente decorados y cientos de óleos de diferentes escuelas pictóricas que allí se desarrollaron. Una verdadera invitación a recorrer los históricos caminos de la religiosidad peruana.

:: WARI: CAPITAL DE UN ANTIGUO IMPERIO

  Wari

En 1550 el cronista español Pedro Cieza de León daba cuenta del hallazgo de unos monumentales edificios, aproximadamente a 25 km de la ciudad de Huamanga, cuya arquitectura difería sistemáticamente de las construcciones incas observadas con anterioridad. Se trataba de Wari, capital del primer estado panandino del mismo nombre, anterior al de los Incas, que se desarrolló en la zona entre el año 550 y el año 800 d. C.

Wari es ejemplo de planificación urbana y de técnicas de ingeniería prehispánicas. El núcleo urbano, que abarca unas 400 Ha. y en su plenitud albergaba 40.000 habitantes, está ubicado en un lugar estratégico por su rápido acceso a la costa y a la selva centrales y, por estar a medio camino entre la sierra norte y sur, donde construyeron centros administrativos y colonias.

Visitar Wari es explorar el sector de Cheqowasi, compuesto de cámaras funerarias subterráneas de varios niveles -posiblemente mausoleos de gobernantes y nobles-, en cuya construcción se emplearon lozas rectangulares, circulares y cuadrangulares.

Otro sector, Moradochayoq, revela la evidencia de fuertes contactos con Tiawanaku, una cultura contemporánea a Wari, ubicada a 1.500 km de distancia, en la cuenca del gigantesco Lago Titicaca.

Un tercer sector a destacar es Capillapata, compuesto de conjuntos de construcciones trapezoidales y rectangulares de hasta 400 metros de largo y dotado de muros de piedra que sobrepasan los 10 metros de altura.

Finalmente, resalta el sector llamado Ushoaqoto, en el cual se han encontrado figuras humanas moldeadas que delatarían un área de talleres y depósitos.

:: GASTRONOMIA

• Patachi. Sopa de trigo, arvejas, col, habas, tocino, carne fresca, carne seca y hierbabuena.
• Qapchi. Ensalada de papas y queso fresco.
• Puka picante.Chicharrón en salsa de maní.
• Caldo de mondongo con maiz pelado. Carne de res, tocino de chancho, mondongo y hierbabuena.

 


 
 
© Peru Tourism Bureau. All rights reserved
Powered by: CESAR P. RIOS
CESAR P. RIOS