PTB
 
 
 
 
 
 
  Visitanos en : facebook twitter  
 
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
flecha
   
galeria de fotos
 
 
 
Nuestra Tienda
   
calendario
artesania
tiempo
hoteles
restaurantes
   

 
 
 
CIUDADES
 
 
 
   

:: HUANCAYO

  torre torre

Ubicada en el departamento de Junín, la ciudad de Huancayo, llamada la incontrastable, es un agitado foco comercial y turístico en medio de la quietud de los Andes. Es, además, un símbolo único del orgullo de todo un pueblo. Durante siglos, el Valle del Mantaro fue escenario de las correrías de los Huancas, antiguo pueblo enemigo de los Incas, que fuera sometido por Pachacútec, en el s. XV.

Los habitantes de Huancayo, se enorgullecen de mantener intactas sus tradiciones, prueba de ello son los monumentos que en homenaje a la "identidad huanca" se levantan en muchos sectores de la ciudad. Son también notables los barrios artesanos de Tambo y San Jerónimo, cuyos pobladores se dedican a la cerámica y la platería desde tiempos inmemoriales. En la cercana localidad de Ingenio, el visitante puede hacer un alto en su recorrido y disfrutar de deliciosas truchas extraídas de los muchos criaderos naturales del lugar.

En otras provincias del departamento de Junín, como Concepción, se encuentran maravillas como el Convento de Ocopa, o la laguna de Paca, en Jauja. Y si se trata de habilidades culinarias, los huancaínos tienen la mayor variedad de platos típicos y exóticos potajes: la Papa a la Huancaína (papas con una salsa de queso), el Human Caldo (caldo de cabeza de carnero), el Patachi (sopa de trigo y tocino) y el Huallca Chupe (caldo de gallina con verduras), son sólo algunos de los platillos que podrá disfrutar al son de los Huayllars, Chonguinadas y Sahapis, danzas típicas de la región.

:: OCOPA: LA ALEJANDRIA DE LOS ANDES

Convento Ocopa  

Dicen que cuando Fray Francisco de San José -sacerdote franciscano llegado de España con la esperanza de ganar almas para la fe cristiana- alcanzó ese lejano paraje, decidió hacer un alto en su camino y levantar allí una capilla para honrar al Señor. Era el año 1725 y Santa Rosa de Ocopa, era entonces, apenas otro pequeño poblado ubicado en el departamento de Junín, en las márgenes de la sierra peruana. Con el correr del tiempo, sin embargo, la pequeña capilla se convirtió en el punto de partida para las misiones evangelizadoras que se adentraban en la selva, con la esperanza de convertir a las tribus asháninkas a la fe católica.

Tres siglos después, dos motivos hacen de Ocopa un monumento histórico de incalculable valor: sus antiguos claustros coloniales, intactos desde el momento de su fundación, y su biblioteca: un registro único de la historia y la cultura coloniales y republicanas. Allí no sólo se encuentran los testimonios de esas largas noches de vigilia y recogimiento que los hermanos franciscanos empleaban en componer crónicas y relatos de viaje, sino también más de 25.000 volúmenes, celosamente guardados por sus cuidadores, que han sido la obsesión de cientos de viajeros que acudían desde lejanas tierras para consultarlos.

El Convento de Ocopa guarda, además, entre sus paredes varios incunables -antiguos volúmenes únicos en el mundo- y una pinacoteca con valiosos lienzos de las escuelas huamanguina y cusqueña. Convertido en un importante foco turístico, el Convento de Ocopa, con sus cuatro claustros -el de la Portería, el del Olivo, la Obrería y el del Padre Pío- sus bosques, su ancestral campana y su imponente biblioteca, es visitado diariamente por viajeros de todos los sitios y estudiosos de universidades peruanas y extranjeras que acuden en busca de la mística y la antigua sabiduría de los monjes franciscanos.

 


 
 
© Peru Tourism Bureau. All rights reserved
Powered by: CESAR P. RIOS
CESAR P. RIOS